¿Hasta dónde comprensión, hasta dónde exigencia?