¿Cualquier realidad eclesial o juvenil podría emplear este método?