¿Son imprescindibles equipos de formadores?